GUATEMALA
Texto y Fotos: Sergi Reboredo
 
Entre el Pacífico y el Caribe se erige, como un inmenso tapiz multicolor, una tierra de indígenas con una visión muy peculiar del mundo. Sus paisajes, rodeados de templos mayas , lagos y volcanes la hacen todavía más tentadora a ser redescubierta.
 
 
"Guatemala, es el Corazón del Mundo Maya."

Viva, mágica, mística y ancestral. El colorido de sus mercados de artesanías y de sus trajes regionales, las impresionantes zonas arqueológicas y la belleza de sus paisajes naturales que enmarcan , volcanes, lagos, ríos y montañas, hacen que Guatemala quede grabada a fuego en el corazón del visitante. Su patrimonio natural, cultural e histórico puede descubrirse en cada rincón del país. Dicho patrimonio histórico incluye por supuesto rituales españoles heredados de la época colonial, como la Semana Santa, que aquí, incluso se vive con más fervor, si cabe.

 

TIKAK, el centro del mundo maya.

La visita a este tesoro arqueológico ya justifica por sí mismo un viaje a Guatemala. Aquí nacen las leyendas de una de las culturas más sorprendentes del mundo. Los mayas escogieron la selva tropical de El Peten para que fuera su tierra y hogar.

Con una extensión de 576 km2 de reserva, la Biosfera Maya es considerada una de las reservas biológicas del mundo, el tercer pulmón, donde además, se ubican cerca de 300 clases de aves reconocidas, siendo evidentemente un paraíso para los ornitólogos. Es también hábitat de felinos como jaguares o pumas, monos arañas y aulladores, tucanes, cocodrilos, mapaches, ciervos de cola blanca, armadillos, cerdos monteses, jabalíes… siendo sus 32 tipos de serpientes diferentes uno de sus atractivos, y entre ellas la Barba Maria, una de las más venenosas de las tierras tropicales.

Tikal, como ciudad, existió desde el 150 a.C. hasta el 900 d.C., abarcando desde el maya preclásico hasta el posclásico. Todas las teorías apuntan a que los motivos de su posterior abandono fueron las plagas (dengue, malaria, etc.), inundaciones, terremotos, guerras entre las diferentes etnias y exceso de población que llegó a sobreexplotar la tierra, provocando finalmente la emigración de muchos de sus habitantes hacia zonas menos castigadas como el Lago Atitlán.

 

LAGO ATITLÁN.

Rodeado por verdes colinas y tres volcanes, Tolimán, Atitlan y San Pedro, esta zona invita a relajarse. En sus 128 kilómetros de extensión se encuentran pequeños pueblos con la peculiaridad que cada uno tiene un nombre de un santo.

Panajachel es el punto de partida para visitar los 12 pueblos que rodean el lago. Desde aquí parten las barcas que permiten explorar todos los pueblos del lago. Uno de ellos, quizás el más pintoresco es Santiago de Atitlán.

Los hombres del lago pescan entre las brumas en diminutas barcas, mientras las mujeres lavan la ropa en las rocas de la orilla. Se visten con una blusa blanca conocida como huipil, que suele estar bordada con diseños geométricos y distintos tipos de aves. Una tela enrollada en la que predomina el color rojo en sus distintas tonalidades sirve como falda. Y lo más típico, el tocoyal, una cinta enrollada en la cabeza que todavía portan muchas señoras mayores.

Santiago, Maximón es la auténtica deidad local. Su historia proviene de tiempos lejanos, cuando los indios se vieron obligados a transfigurar a sus dioses. En Santiago Atitlán se venera su figura esculpida en madera cuya custodia jamás aparece en las guías debido a que su ubicación varía de año en año. También se encuentra en este pueblo el mirador del rey Tepepul, que sirve de acceso a la reserva del quetzal, sitio ideal para apreciar desde lo alto la majestuosidad del altiplano y las planicies de la costa del Océano Pacífico.

En San Juan de La Laguna el arte está servido. A partir de que el Artista local Juan Sisay (a quien se le considera el Padre de la Pintura Tzutuhil) ganara una bienal en 1969 una oleada de nuevos pintores surgieron en los pueblos Tzutuhiles del Lago de Atitlán. Las galerías de pintura y artesanía están diseminadas a lo largo del pueblo, aunque el arte también mana de muchas de las paredes exteriores de las edificaciones en forma de murales pintados con motivos mayas con alguna sutileza autóctona del pueblo Tzutuhil.

A San Marcos de la Laguna se acerca todo aquel interesado en el yoga y la meditación. Caminando hacia el Oeste desde el embarcadero público, un agradable sendero serpentea la agreste costa proporcionado vistas increíbles. Camino de vuelta hacía “Ciudad de Guate” es interesante hacer una parada en la iglesia amarilla de San Andrés de Xecul o una parada técnica en Quetzaltenango, la segunda ciudad más poblada de Guatemala. La describen como la Guatemala de sangre caliente. No sólo porque su suelo esté en constante ebullición al encontrarse en una zona esencialmente volcánica, sino también por una rebeldía innata mantenida por las tres cuartas partes de población de origen indígena.

 

GUIA DEL VIAJERO GUATEMALA: SEMANA SANTA EN MUNDO MAYA

DESCANSO MERECIDO

Hotel Vista Real. www.vistareal.com
Km 9, Carretera a el Salvador, Ciudad de Guatemala Tlf. 502 2427 0000.
Ideal para los que quieran darse el capricho de disfrutar de uno de los mejores y más bellos hoteles de ciudad de Guatemala. Elegante arquitectura colonial e impresionantes jardines. Habitaciones con precios desde 119 dólares.

Hotel Regis & Spa, Atitlán. www.regisatitlan.com
Calle Santander, 3ª Avenida 3-47 Zona 2, Panajachel. Tlf. 502 2244 0800.
Sin duda la mejor elección a las puertas del Lago Atitlán. Dispone de piscinas termales y masajes con sauna. Precios a partir de 55 dólares.

Porta Hotel Antigua. www.portahotels.com
8va. Calle Poniente nº 1, La Antigua Guatemala. Tlf. +1 877 765 0919.
Buena relación calidad precio, con habitaciones a partir de los 124 dólares. En el centro de Antigua, un escondite ideal para familias y parejas en un entorno colonial exquisito.

 

INFORMACION

Web oficial de la Oficina de Turismo de Guatemala. www.visitguatemala.com

 

 
 
"Somos viajeros cazadores de historias,
coleccionistas de momentos"
 
 
Palacio te escucha
Ventas por teléfono
Chat en línea
Whats APP

Gira tu celular a la posición vertical
para seguir navegando.